Darío Rodríguez, su experiencia en el Dakar

Estas tres últimas semanas han sido quizá de las más emocionantes, duras y gratificantes de mi vida.   Como muchos de vosotros sabéis he estado prestando asistencia sanitaria oficial en la organización del Dakar, lo cual llevaba persiguiendo ya muchos años.   Y finalmente llegó. Quiero compartir con vosotros este breve diario de ruta.

31.01.2011 | 09:32
Darío Rodríguez, su experiencia en el Dakar
Darío Rodríguez, su experiencia en el Dakar

30-12-2010

A las 1.00 horas salió mi avión de Iberia de Madrid con destino Buenos Aires.   Habían venido a despedirme mi hermano Aníbal, Ernesto, mi madre y Alicia, quien se había quedado llorando como una magdalena.  -Esto no es algo para estar triste-, le dije, pero no había quien consolara a mi chica en aquellos momentos, -tan solo serán unos días, y llamaré a diario-., si puedo-.

El grueso del vivac sanitario íbamos en aquel avión, todos felices y deseosos de comenzar la aventura.   La cordialidad y el afecto se desbordaba entre gente que apenas si nos conocíamos.

Al llegar a Buenos Aires, un autobús nos esperaba para llevarnos a La Rural, donde estaban las verificaciones y el parque cerrado.   Florence, la directora médica nos dió la bienvenida y comenzamos a verificar material.      Al poco rato llegó Jesús Calleja, el aventurero de cuatro, que buscaba a Joaquím Terricabras, quien junto con Santi preparaba su -tango-, el todo-terreno que sería su casa los próximos días.  Jesús estaba un tanto preocupado por una lesión que se hizo esquiando unos días antes y que le producía dolor en el hombro.    Gran tipo, cercano y alegre.

Sin querer dejar de hacer mi cometido, cada vez que oía un motor giraba mi cabeza para ver la máquina que lo producía..., ¡anda mira!, ¡Marcos Patronelli!

31-12-2010

A las 7.00 h sonó mi despertador que me indicaba que una hora más tarde tendría que dirigirme de nuevo a La Rural.   Hoy me tocaban tareas administrativas, esto es, las verificaciones sanitarias, antecedentes, alergias, enfermedades, grupo sanguíneo, etc., perecía que sería un día aburrido, pero nada más lejos de la realidad.   Por delante de mí pasaron -Chaleco-, Sainz, Lucas, Peterhansel..., vamos, imposible aburrirse.    Aquí hubo que tirar de mis años de idiomas, del inglés y el francés, ¿y el chino?, me quedé sorprendido de la cantidad de equipos chinos que han venido a este Dakar..., por algo son ya la segunda potencia económica.

Conocí también a Joan Puig con su -tractorcillo-, ¡vaya engendro de máquina!, pensé.   Ciertamente tenía aspecto de robustez, pero también de pesada, pero había que ver como se movía por aquellas pistas de Argentina.   Joan es tu colega genial, simpático y sonriente, -¡animo compañero!-.

A eso de la 15.00 las verificaciones habían terminado, y un ratito más tarde teníamos un briefing con Lavigne, quien nos pidió la máxima exigencia y sacrificio a la hora de trabajar y nos contó nuevamente los pormenores de lo que serían estos próximos 15 días.    Aquí fue donde entregué los sistemas EJECT a los distintos equipos sanitarios de la organización, pues después del meeting de París me habían pedido contactar con ShockDoctor para gestionar su llegada, cosa que a la postre resultó sencilla gracias a Juanjo Martín, la cara de la empresa en España.    Para los helicópteros, tangos y caminos escoba, esto es, para todos los que potencialmente se enfrentarían a  una maniobra de extracción del casco a un piloto accidentado.    La organización parece encantada con ellos, de hecho me pide algunos para ciertos pilotos de los que ellos mismos colocan en sus cascos, uno para Casteau -a quien yo mismo enseño a colocar- y otro para Despres.

Ha sido la primera vez que he pasado las navidades fuera de España, y nada menos que a 27 grados.     Vimos las campanadas de la 1 los tres españoles en la habitación de Quim y Santi con brindis incluido, y posteriormente en Buenos Aires en la cena de gala que nos había preparado Mutuaide en un conocido restaurante porteño, pero con mucho recuerdo y añoranza para los míos.

1-1-2011

Temprano somos dirigidos a la base aérea del Palomar, para desde allí coger un avión militar C130 dirección a Córdoba, lugar donde estaba instalado el primer vivac.   No era precisamente un vuelo muy cómodo, pues no dispone de asientos al uso, aparte de producir un ruido ensordecedor.    La primera vez incluso resulta divertido, no así las demás.

En Córdoba ya con el hospital de campaña montado comenzamos a tener los primeros pacientes, gente mayoritariamente de la organización con temas de poca importancia, dolores de cabeza, quemaduras solares, etc-   Ningún piloto, pues estos salían hoy de Buenos Aires hasta Victoria para hacer un enlace y mañana correr hasta aquí.       La gente de la organización es muy agradable.   Todos ponemos de nuestra parte para hacer un ambiente ameno y amable.       Vincent y Stéphanie son mis compañeros enfermeros en el vivac, aunque serán muy pocos los días en que los tres estaremos juntos aquí.

2-1-2011

Había sido un día tranquilo hasta la tarde cuando comienzan a llegar los primeros heridos graves.   El primero un piloto de quad, el argentino Ademar, quien tenía el húmero derecho partido por tres sitios y un fuerte traumatismo craneal que por momentos nos hizo temer lo peor.   Yo mismo lo conduje junto con mi compañero uruguayo Guillermo al hospital de Córdoba.   ¡Suerte compañero!.    Y esa misma noche abandono de Sonick y De Rooy (camiones), lo cual fue directamente transmitido del vivac al mundo por las cadenas de televisión que constantemente asediaban.

Pero cuando realmente se me encogió el estómago fue cuando me llama Florence para decirme cual será mi cometido en los próximos días,  pues me comenta que saldré constantemente fuera del vivac al PMA -puesto médico avanzado que se coloca a mitad de etapa- y en el -Oscar-, helicóptero de organización que se medicaliza en función de la etapa y que hace las veces de rescate y transporte de pilotos y donde precisamente estaría al día siguiente.    -¡Yo no sabía nada de esto!-, comentaba a Flo, quien con sonrisa me explicaba que -esto es el Dakar-, y de una hora para otra todo puede cambiar, pues es dirección quién decide.

3-1-2011

Al despuntar los primeros rayos de sol ya estamos en el oscar el Dr. Guillermo y yo, junto con Jean Michel y la tripulación del Bell 212 del ejército argentino camino al CP1, refueling para motos y quads, en mitad de la -largada- en un bonito paraje de bosque Dios sabe donde.    No llevábamos allí ni 15 minutos cuando a lo lejos oíamos el rugir de la primera moto, aparte de un puñado de gente que desde una loma cercana jaleaban la llegada del piloto.   Era Despres, y a los poquísimos minutos Coma.    Tengo que reconocer que se me ponía la carne de gallina, y me sentía afortunado de poder presenciar una escena como esta, y un escalofrío recorría mi cuerpo, como cambian su roadbook, beben agua, se secan y limpian sus gafas con papel, una meadita, etc.     Máxima concentración, pues apenas si miraban a su alrededor a pesar de los jaleos de la gente.   Posteriormente Viladoms, Laia, Jordi, Patronelli, Camelia, Joan Puig-

Había justo a mi llegada dos personas que rápidamente me llamaron la atención.  Los dos argentinos, Ricardo de 55 y Javier de 24, que allí estaban con sendas Yamaha DT de dos tiempos del año -la pera-.   Tremenda historia, pues eran amigos del trabajo, y les unía la pasión por el Dakar -como a mí-. Ricardo, que como comprenderéis no es precisamente un niño me contó que hace 25 años comenzó a escuchar en algunos medios la historia de una carrera por África que habría de convertirse en mítica,  que con ansia esperaba los pocos ejemplares que con no menos de seis meses de retraso llegaban a Argentina de algunas de las revistas de motor españolas en las que se contaban las aventuras de estos locos pilotos.     Se llevó una inmensa alegría cuando el Dakar vino a su país, y ahora trataba de seguirlo con esta máquina de 200cc, 125 la de su amigo.    -Nos podrías dar gasolina-, me preguntó, pues no tenían combustible ni para seguir ni para regresar, pues tan solo les había dado para llegar a este punto y pasar allí la noche, y eso que llevaba cada uno como cuatro latas de aceite de cinco litros llenas de fuel.     Evidentemente no podía dejar allí a estos amigos y pregunté a los encargados del fuel, quienes me dijeron que al ser de la organización me podían dar, pero que pensaban que podrían andar algo justos, con lo que mejor esperar al final.     Pero pronto encontramos la solución.    En el refueling no se apuran los bidones, pues el canal que ponen para su extracción es biselado y se deja más de 6 o 7 litros por envase, con lo que allí mismo nos pusimos a vaciar a conciencia cada bidón para ir llenando las garrafitas, y ¡ vaya si tuvimos de sobra!  Me alegró mucho poder ayudar a unos aficionados como yo.

A última hora el helicóptero Mike 1 nos trajo a un piloto que se había caído, Joan Barreda, de Aprilia.    Lo estaba haciendo genial, pero así es esta carrera.   ¡Ánimo Joan, te quedan muchos Dakares!

4-1-2011

Amanecemos en Tucuman y tras recoger en vivac un autobús nos lleva al aeropuerto para ir a Jujuy.   Tuvimos que cambiar hasta dos veces de avión, pues los C130  parecían con pocas  ganas de despegar aquel día.      La espera fue al menos amenizada con un aperitivo -made in France- con patatas, frutos secos, vino blanco y champán.    -C´est le Dakar-, repetían los más veteranos.

Llegamos tarde a Jujuy, y el día fue tranquilo.    Algún humero roto, un par de hombros dislocados y múltiples contusiones.       El trabajo me impedía seguir la carrera, de forma que cuando tenía un momento me escapaba para ver los resultados sobre los paneles informativos.    Por la tarde llegó Marcos Patronelli con un derrame articular en la rodilla, del cual el dolor le hacía retorcerse.   Aunque los medios argentinos lo acosaban, conseguimos mantenerlos fuera del hospital de campaña y trabajar con el piloto, a quien extrajimos sangre de la rodilla y el dolor calmó, pero ya me dijo que no continuaría.

En el vivac se come bien y tienes la oportunidad de estar codo con codo con pilotos, prensa, organización, etc., como una gran familia donde cada miembro ha venido de un país diferente y lejano, pero con la voluntad de todos hacemos mover hacia delante esta maquinaria tan compleja que es el rally Dakar.

5-1-2011

Para llegar a Calama en Chile me di un buen disgusto.    ¡No encontraba mi pasaporte!, y es que me lo había dejado en la maleta equivocada, y no lo tendría hasta el día siguiente.    -No te preocupes, las cárceles chilenas son muy acogedoras-, me decían con sorna varios directivos de Mutuaide cuando les tuve que comentar el fiasco.     Sólo me faltó llorar, pero me daba cuenta que era yo el único preocupado mientras los demás hacían bromas.       Al aterrizar en Calama me cogió Stephan el jefe médico del vivac y me llevó por delante de todo el mundo que guardaba cola a ver a los de inmigración, cogió la acreditación que llevaba colgada al cuello y les dijo a los de la aduana en su español afrancesado -este es un señor muy importante para mí y para la organización, y se ha dejado el pasaporte en otra maleta, pero no podemos pasar si él-, a lo que los de la aduana tan solo asintieron y me sellaron un pase para no tener problemas.

Está claro que en Argentina y Chile el Dakar se ha convertido en una cuestión de estado, todo lo que está en manos de estos gobiernos para atraer la carrera se hace, con transporte del ejército, gendarmería, ayudas, etc, y es que a su vez el impacto mediático que para estos dos países tiene la carrera es tremendo, pues durante esos días el cono sur se ve en todo el mundo.

En Calama están las minas de cobre más importantes de Chile.    Pienso que no obstante allí no se podría vivir de otra cosa, pues el desierto lo colma todo.    Si Dios no tuvo compasión con algunos lugares, con Calama se ensaño.

-Todo el que llega al Dakar quiere terminar a toda costa.  Se punen muchos sueños e ilusiones en esta carrera para tener que terminarla de forma prematura-, era lo que me decía Capitano, un piloto argentino que con el hombro roto por una caída comenzaba a darse cuenta de que tenía que abandonar, con lágrimas y tristeza tan sólo pude darle un abrazo y algunas palabras a ánimo, -el año que viene te espero-..., y quién sabe dónde estaré yo el año que viene...

6-1-2011

Salimos para Iquique tras recoger el vivac.    Este día será a la postre uno de los más duros del rally, para los pilotos y para el equipo sanitario.    Los participantes venían llegando al hospital de campaña a medida que terminaban su largada, y esto no tenía hora.      Hubo quien definitivamente tubo que empalmar un día con otro.

Las horas de trabajo y el poco dormir ya iban haciendo mella en mi cuerpo.    Me dolía todo y el sol quemaba.    Sin embargo por la noche las temperaturas bajaban a los 3 o 4 grados.

7-1-2011

La carrera llegaba a Arica, pero hoy me tacaba subir de nuevo al helicóptero Óscar para hacer funciones de rescate.     Habían quedado cerca de cuarenta pilotos entre motos, coches y camiones en el cordón de dunas antes de llegar a Iquique.   Cuando levantamos el vuelo y llegamos a la zona, aquello parecía realmente la guerra.   Un camión volcado, otro embarrancado en una garganta, motos por doquier cada uno con una dirección distinta, coches remolcados, gente haciendo señales con los brazos para recibir agua, gasolina o simplemente ser rescatados por la extenuación.

La escena era ciertamente tan cruda como hermosa.     La alianza de los hombres con las máquinas para vencer al desierto.   Está claro que se puede, pero el desierto siempre se cobra su precio.

La noche la pasamos igualmente en Iquique mientras la caravana partía hacia Arica, pues era bien tarde cuando terminábamos.

8-1-2011

Llegamos a Arica a eso del medio día en el mismo helicóptero que el día anterior utilizamos para búsqueda de pilotos.     Al ser la jornada de descanso esta se prometía tranquila, pero el grave accidente de Chicherit mientras probaba vino a revolucionar el vivac.     Curiosamente fue, al igual que los otros un día de mucho trabajo entre gastroenteritis, insolaciones y ampollas-    Lo bueno es que por la noche había una velada en un restaurante típico de Arica, -El Camino del Inca-, donde probamos una deliciosa carne cocinada en piedras.   Luego bailes tradicionales y discurso de los dirigentes de la organización que allí nos condujeron.

Tan sólo éramos en equipo sanitario, pero todo el mundo -se mataba- por darnos la mano, pedirnos un autógrafo y sacarse una foto con nosotros-., al principio les explicaba una y otra vez que nosotros no éramos pilotos, pero al final viendo sus caras de ilusión ni siquiera te atreves a desdecirles o sacarles de su error, y te limitar a formar o posar para ellos.      Está claro que el Dakar en estos lares levanta pasiones.      Sinceramente pienso, después de la decepción que supuso abandonar África para los que toda la vida  hemos seguido el Dakar, que el rally ha encontrado una nueva casa.

Creo que en cierto modo el Dakar necesitaba de la inyección de ilusión y de pasión que Argentina y Chile le han brindado, pues quizá el -viejo Dakar africano- tenía ya un perceptible desgaste o exceso de lastre de ciertos grupos le ponían, llámense ecologistas, verdes, -guais o nuevos hippies-.      Me gustaría saber qué han hecho desde entonces estos grupos por la población de Mauritania, Argelia o Mail después la desaparición del Dakar de sus territorios, pues según leí tras la anulación del 2008, en alguno de estos países el 60% de su PIB estaba directa e indirectamente ligado al rally, pues su recorrido hacía arribar durante todo el año a múltiples expediciones de aficionados que reportaban buenas divisas e ingresos en la zona, sin contar además la caravana mercantil y solidaria que paralela al Dakar discurría y que hacía pozos, escuelas, colaboraba con material, etc, o al menos ponían imágenes entrelazadas de las duras condiciones de vida de estas gentes y sus poblados, ayudando a tomar conciencia de su situación.   Ahora todo esto ha desaparecido, ¿quien hace ahora estos pozo?, ¿sabe alguien quién ha cubierto este vacío solidario y estos ingresos?, ¿se ha hecho algún estudio sobre el retroceso económico que supuso para Mauritania la migración del Dakar a Sudamérica y las VIDAS HUMANAS QUE ESTO HA TRAIDO CONSIGO???.....

9-1-2011

Para preparar  el PMA -puesto médico avanzado- del día siguiente en El Salvador, ciudad minera en mitad de Atacama habíamos quedado don Pepe y Cumbio, los pilotos del pequeño avión que habría de llevarnos hasta allí, en el aeropuerto de Arica.        Eran las 17.30 hora de salir y nos faltaba el oxigeno.    Pensaba que como en Europa no se pueden subir botellas de O2 en un avión, ya habría dispuesto la organización para que este estuviese en el Salvador a nuestra llegada...  -¡Craso error!-, lo llevaríamos nosotros, y por si fuera poco aparte del gas también un grupo electrógeno con sus correspondientes garrafas de gasolina, ¡ en el avión!, aparte de un personal que fumaban sin parar tanto dentro como fuera del aparato...Cuando se lo cuento a mis compañeros del helicóptero no dan crédito.

10-1-2011

El día de El Salvador fue muy tranquilo, pues ciertamente cerca de la mitad de los pilotos del rally ya estaban fuera, y eso se notaba a la hora del trabajo sanitario.    Aprovechó mi compañero Guillermo Avellanal, uruguayo,  esta tranquilidad para hacer un asado de carne con uno maderos que nos proporcionaros los amigos chilenos del aeródromo, lugar en el que habíamos establecido en PMA.     Ciertamente estaba riquísimo.   Pero lo más rico fue la propia escena de la comida en sí, pues a la misma mesa estábamos sentados cinco nacionalidades distintas, franceses, argentinos, chilenos, un uruguayo y un español.       Una de las virtudes del Dakar es esta, pues tiene la capacidad de aunar los esfuerzos de todos, y desde la ilusión surge  la colaboración entre las personas, vengan estas de donde vengan.    Representa a mi humilde modo de entender un puente entre países y culturas, y lo que es más importante, un puente neutral y deportivo, donde la política y los gobiernos quedan al margen, lo que le hace más sólido si cabe.    Por eso, y volviendo la Dakar de África, fue una verdadera pena dejar caer este puente, precisamente por culpa de la política o mejor dicho el terrorismo.   Ojalá algún día este puente se restablezca y dejemos a los de una orilla acercarse libremente a la otra mediante este corredor de ilusión y esperanza.

A Nuestra vuelta al aeropuerto de Copiapo el equipo que debía venir a recogernos se retrasó nada menos que 3 horas, lo que nos enojó bastante.     Fue un fallo de coordinación, que no se solucionó hasta nuestra cuarta llamada al vivac, pero la sorpresa fue mayúscula cuando a nuestra llegada al mismo allí estaba el mismísimo Lavigne esperándonos con un aperitivo, ¡¿quién se iba a quejar entonces?!

11-1-2011

El plan para el día de hoy era volar de nuevo en el OSCAR, pero todo volvió a cambiar nuevamente.      Tras estar todo el día trabajando en el vivac, a las 17 h.  cogemos de nuevo el avión con Pepe y Cumbio para dirigirnos ahora a Fiambala, donde debemos montar PMA mañana.    Con nosotros viene Lavigne, tres periodistas y personal de los helicópteros de asistencia primaria.

Atravesar la cordillera es espectacular, pues en pocos minutos pasas de ver desierto a nieve y lagunas glaciares de mil colores, verdes, turquesas, rosas, blancas-..

La pequeña localidad de Catamarca al borde de los Andes nos esperaba con amiente festivo, baile y mercadillo.        Compartimos primeramente mesa con Etienne, para luego pasar a cenar el Spanish Team (Tango 9 y yo) junto con Guillermo y el tango 4 formados por dos compañeros franceses, para rápidamente irnos a dormir, pues al día siguiente habría que currar bien temprano.

12-1-2011

Jamás paseé tanto calor en mi vida como en Fiambalá.   40ºC a la sombra, la cual nosotros mismos fabricamos con el camión de bomberos y un toldo improvisado con una lona de plástico.

Este lugar era también el refuelling de motos y quads tras atravesar la cordillera.   Los primeros en llegar fueron Coma y Despres.       Tras recargar lo siguiente era comenzar a quitarse ropa, montañas de ropa.

Laia, que parecía fortísima, me contó que había pasado un frío terrorífico, y es que no es para menos tras cruzar a 6000m de altura a las 7 de la mañana.     Algunos pararon a tomar O2, pues estratégicamente se habían colocado puestos de gas por todo el camino para los pilotos que comenzasen a sentir el mal de altura.

La revolución se montó cuando llegó Camelia.    Increíblemente parecía que toda Fiambalá la conociese, pues coreaban su nombre incluso, y es que es de admirar como un cuerpo tan menudo puede afrontar tan semejante esfuerzo, pues dudo que llegue a los 45 kilos.

Tres pilotos de moto evacuamos aquel día, un checo, un francés y un portugués, pero nada grave, eran casos de extenuación  física y roturas mecánicas.

Sin solución de continuidad y una vez en el aeródromo de Chilecito, nos dicen a Guillermo y a mí que mañana habrá otro vivac a medio camino de la siguiente meta de San Juan, en el aeródromo de San José de Jachal.   Esto tampoco estaba en el guión, pero c´est le Dakar patrón!!, con lo que de nuevo con nuestros amigos pilotos argentinos ponemos rumbo al nuevo PMA de mañana.    A nuestra llegada nos esperaba la televisión local para hacernos una entrevista, pues como por todas las localidades por las que veníamos pasando, una vez más el interés inusitado por la prueba desbordaba todo lo demás

13-1-2011

Este, como el resto de aeródromos este ni tan siquiera tenía iluminación, con lo que hay que llegar e irse con tiempo antes que desaparezca la luz del sol. Un día más montamos teléfono satélite, Bgan, radio y a esperar.    A eso del medio día llegan de nuevo mis amigos Quim y Santi del tango 9 y todos juntos nos disponemos a comer cuando nos enteramos por la radio de que OSCAR viene hacia nosotros con un par de moteros accidentados.   A uno lo traen en un colchón de vacío, pues tiene rota una pierna.   Se trata de un piloto senegalés y de Jairo Segarra, piloto valenciano que está haciendo su segundo Dakar-Tiene tanto dolor que tan solo la morfina parece aliviarle.

Los movimientos con Jairo son lentos y acompasados para reducir su dolor, incluso le pasamos al avión desde una pick-up para minimizar el vaivén.    A nuestra llegada al vivac rápidamente informamos de la gravedad del paciente, la cual se confirma con los rayos.   Fractura doble de tibia derecha con riesgo de síndrome compartimental.     Fueron unos momentos de cierta tensión mientras decidíamos con el propio Jairo a donde llevarlo, pues él había manifestado desde el principio su deseo de operarse en Valencia.   Finalmente quedó en la clínica -El Castaño- de San Juan.

14-1-2011

La noche no había terminado aún en San Juan, pues a pesar del cansancio que arrastraba tras dos días de PMA no parecía que fuese a haber tregua, pues a eso de las 2.30 horas comenzó una tormenta con un vendaval de viento que casi se lleva el vivac.   Unos en calzoncillos y otros en camiseta fuimos sacados violentamente de la cama y a las órdenes de los más veteranos nos pusimos a recoger apresuradamente toda la instalación a riesgo de perderla.     Aquello parecía el KAOS!   Alguna gente se paraba para ayudarnos, pero la situación era la misma en toda la caravana.    Recuerdo a nuestro lado al equipo de Aprilia que se quedaron sin toldo.   Tremendo.

Y a media mañana camino a Córdoba, llegada de la penúltima salida.    Era muy curioso ver la diferencia entre lo que había sido diez días antes la caravana y lo que era ahora, pues si el primer día se hacía difícil encontrar un hueco para poner la tienda, ahora este se encontraba por doquier, y es que cerca del 60% de los equipos estaban ya fuera.

Por la tarde vino Chaleco López con un corte en la mano que hubo que suturar. ¡Qué gran tipo!, ya lo conocí en la Baja España-Aragón y él aún me recordaba perfectamente.    Se había dado con una rama a más de 100 km/h y mañana tenía que salir.   Hombre amable, simpático y tranquilo.   ¡Suerte para la próxima Chaleco!

Este sería el último vivac sanitario, pues mañana en B.A. tan solo pondríamos un pequeño retén de guardia y recogeríamos el material.   Lavigne y Castera han venido para brindar con nosotros por el trabajo realizado, pues están muy contentos y satisfechos con el personal sanitario, resaltando que hemos actuado bien en los momentos de urgencia y que no han recibido ni tan siquiera una queja de nadie al respecto de nuestro trabajo.   Buena forma de terminar con la felicitación del jefe.

15-1-2011

Sentimientos encontrados en la llegada a B.A., pues por una parte el cansancio de tanto trajín ya nublaba hasta la mente, pero por otro lado pensar que esto se acaba te deja triste y pensativo, rememorando a cada momento episodios acontecidos los últimos días.

Me he encontrado con Alejandro Patronelli a quien felicito por su victoria.   El hombre estaba  muy agradecido y muy sonriente hemos hablado unos minutos antes de que una nube de periodistas argentinos se lo llevasen en volandas.   También me he encontrado con Chaleco quien me ha mostrado lo bien que está su mano, decepcionado por otra parte por la pérdida de su tercera plaza-, -y gracias- me dice, pues entró remolcado por un quad.

Con Sainz tan solo puedo intercambiar alguna palabra de enhorabuena y ánimo para el próximo año. Camelia posa victoriosa.

La noche es de gala para la organización, pues nos han preparado a modo de despedida una velada a orillas del estuario.   Gouran y Flo, directivos de Mutuaide me han pedido que me encargue yo mismo de la repatriación sanitaria de Jairo hacia Valencia, la cual se iniciará mañana.

16-1-2011

Despedidas de los compañeros.  ¡Esto se acabó!      Abrazos, besos y alguna lágrima.   Ya os hecho de menos, ojalá el año que viene nos volvamos a ver, ojalá decida la organización de Mutuaide volver a contar conmigo.      Cuando Flo contactó conmigo hace ya ocho meses para darme la noticia de mi elección, no solo me pidió sacrificio, sino también la mejor de mis caras para hacer las cosas fáciles y llevaderas en el vivac.    Todos hemos puesto lo mejor de nosotros mismo y con esa voluntad el grupo ha sido una piña.

Jairo y yo cogemos el vuelo dirección a Europa y hacemos el camino de vuelta con nuestras mentes aún en el desierto.

Un abrazo a todos, y si tenéis un sueño, luchad por él, con tesón y sagacidad, con convicción y confianza.    ¿Quién me lo iba a decir a mí?, que llegaría al Dakar...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Redes Sociales quadandjet

Precios de coches nuevos

precios coches nuevos

Precios de coches nuevos

Antes de de comprar un coche, consulta los precios de coches nuevos, ofertas y descuentos. Precios de cada marca: Seat, Citroën, Ford, Renault, Volkswagen, BMW.

Consulta los mejores descuentos

 

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Quad&jet.com es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de quad&jet.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Fórmulamoto Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal