Loctite en los ojos

Si hubiera un Oscar al más despistado seguro que  tendría alguno en mis vitrinas ya que lo que me pasó hace pocos días no tiene desperdicio. Leed y reíd, pero poco, por favor.

15.09.2011 | 08:22
Loctite en los ojos

Siempre que puedo voy a la piscina del apartamento donde resido y, con un invento que me he hecho, me lanzo al agua y estoy una hora nadando. Me viene muy bien para toda la musculatura funcional y además me mantiene en forma.

Cuando termino de nadar, y por efecto del cloro de la piscina, me escuecen los ojos, así que tengo un líquido especial para eliminar el escozor y relajarlos. Se llama Clear Eyes, me lo doy cada dos días y me deja perfecto. Vamos que con Clear Eyes veo mucho mejor... Jajaja. ¡No!, es broma.

El caso es que ese día iba con mucha prisa porque había quedado con alguien y, como ya llegaba tarde, iba acelerado por el apartamento de un lado a otro cogiendo la cartera, el teléfono, las llaves... ¡Ah! Olvidé echarme el colirio, así que, con mucha prisa me lo puse en uno de los ojos. El tacto me pareció raro y, justo cuando me lo echaba, me di cuenta de que no era mi fantástico Clear Eyes. ¡No! Ya era tarde... ¡Dios mío! Una gota de algo diferente estaba cayendo en mi ojo ¿Sabéis qué me había echado? Superglue, sí de Loctite. Ese pegamento que te junta los dedos y que no hay manera de despegarlos. Me cayó en un ojo y me cerró el párpado. Para colmo, el vapor del pegamento me fue al otro ojo y no veía casi nada. Imagináos la escena: ciego, dándome golpes por el apartamento hasta llegar al baño para darme agua. Con una mano en el párpado hacia arriba y con la otra hacia abajo para despegar el párpado... Qué dolor; más que dolor, escozor... Buffff. No os imagináis.

A todo esto, compruebo que puedo ver, así que me tranquilizo y a los veinte minutos o así, me llama mi amigo José Antonio desde Madrid, ya que hacía tiempo que no hablaba con él y quería saber como estaba... le digo: -José, me has llamado en mal momento pero me viene muy bien-. Tras contarle a grandes rasgos qué me había pasado, le dije; -Por favor llama a Aurora (una amiga mía)  y que pregunte a su padre, que es oftalmólogo, qué hago-. Ya que aquí, en Miami, no conozco a nadie. Al poco me volvió a llamar, diciéndome que no me preocupara, que el lagrimal es más fuerte que el pegamento, que me diera suero fisiológico y, que fuera a urgencias, ya que el pegamento se podía quedar en el ojo y me lo tenían que quitar.

Fui a una farmacia, compré el suero y al dármelo vi las estrellas (jajaja, nunca mejor dicho). Al encontrarme mejor, fui a ver al mecánico que cuando me vio la cara y el ojo me dijo: -¡Vaya noche de cachondeo! ¿No?-. Le digo: -Cervando, si te digo lo que me ha pasado ni te lo crees-. Y al contárselo, se le paró hasta el reloj.

Como seguía doliéndome mucho, fui a una clínica que me recomendaron, pero como aquí no tengo seguro médico, me cobraban por hacerme toda la cura lo que cuesta casi una moto de agua. Así que salí derrapando con la silla y dejando un olor a goma quemada que todavía debe seguir en la clínica.

El caso es que me tenían que cortar las pestañas ya que tenían pegamento, y cada vez que subía o bajaba el parpado me escocía porque tenía una costra de pegamento y, creédme, pestañeamos  muchas más veces de las que pensamos, así que me fui a otro sitio y, por mediación de un amigo, me trató un oculista en su casa y me dejó nuevo, a estrenar... ¡Jajaja! Ahora me río pero no sabéis qué día pasé.

Para colmo de todo esto, la culpa es mía y sólo mía ya que no sé cómo puedo ser tan despistado e irresponsable al dejar el pegamento y el colirio en el mismo sitio, con lo que se parecen los botecitos.

Desde ese día he hecho lo que hace una persona normal, el pegamento, en la caja de herramientas y el Clear Eyes, en el baño.

Olvidaba deciros que el médico que me trató me comentó que, aunque parezca mentira, lo que me pasó, suele ocurrir con cierta frecuencia. -¿En serio? ¿La gente se hecha pegamento por equivocación?-. Saber que no soy el único al que le ocurren estas cosas me dejó más tranquilo.

Desde Miami y con ganas de veros a todos, un abrazo y cuidáos de no confundir el pegamento con el colirio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Redes Sociales quadandjet

Precios de coches nuevos

precios coches nuevos

Precios de coches nuevos

Antes de de comprar un coche, consulta los precios de coches nuevos, ofertas y descuentos. Precios de cada marca: Seat, Citroën, Ford, Renault, Volkswagen, BMW.

Consulta los mejores descuentos

 

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Quad&jet.com es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de quad&jet.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Fórmulamoto Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal