Los amigos y la amistad

01.03.2012 | 10:42

Nada más llegar a Madrid a pasar las Navidades, me puse manos a la obra y empecé a llamar a mis amigos, sí, a esos que no veo y que siempre te sacan una sonrisa cuando te  vienen a la cabeza.

El día de Navidad, volviendo de casa de mi hermana, me acorde de mi amigo Paco «el fibras» como le llamamos nosotros y rápido le llamé, al otro lado del teléfono me atiende una voz que no reconozco, ¿Si?  Hola, ¿se puede poner Paco? Hola, soy Jesús el hijo de Paco. ¡Jesús!, ¿Cómo estás?, cuanto tiempo. ¿Está Paco? A continuación me dice: ¿Has recibido mi e-mail? Respondo, ¡no! ¿Qué pasa? Mi padre ha fallecido. Un silencio se precipitó entre los dos, pasados unos segundos y con lágrimas en las mejillas, se me pasaron por la mente muchas de las cosas que he compartido con él. Respondo: ¿Cómo, cuándo, porqué? Jesús apenado y triste, pero calmado, me explica que fue de un ataque al corazón.

¡Qué barbaridad! Cómo puede ser que una persona joven y buena, se nos haya ido así. Por experiencia, soy conocedor de lo que uno siente cuando se va un padre o una madre. Jesús, su hijo, lleva toda la vida trabajando con Paco, sabe mucho, ¡lógico! ha tenido un gran maestro, no, mejor dicho, a tenido al ¡MAESTRO! Los últimos once años, ha sido el que me ha fabricado los asientos de la moto de agua , ha reparado infinidad de accidentes que he tenido más o menos importantes, pero sobre todo, reparó el casco de una moto de agua de la que pensaba había que tirar a la basura. El percance fue a la salida de una boya, iba a fondo y, a mi amigo Miguel Angel Garzón se le cruzó la moto y yo le embestí en su lateral con el frontal de mi moto esquivando su pierna, pero con tal potencia y violencia que al darle con la popa de la moto, doble el eje trasero. ¡Fue brutal! Pues, a pesar de llevarle un montón de fibra destrozada, mi amigo Paco, arregló la moto, la dejó perfecta, increíble el trabajo que realizó y así con todos los trabajos que le han llevado.

Paco era de esas personas amables, generosas, trabajadoras, tremendamente honestas y, sobre todo lo demás, buenas, ¡muy buena! Recuerdo la cantidad de veces que le he molestado para que me hiciera un trabajo rápido, bueno más que rápido y él calmado, con ese talante que tienen los maestros que siempre te enseñan bien y con buen humor respondía con palabras amables y me hacía comprender que cada cosa tiene un proceso y aunque queramos no se puede ir más rápido si lo quieres hacer bien. Paco era de esas personas que cuando las tratas nada más conocerlas, sabes que van a formar parte de tu vida. Fui un privilegiado al conocerle y poder trabajar con él, no sólo por cómo trabajaba sino por lo grande que era en su interior.

En su local está el asiento de mi moto de agua, estaba reparándolo ya que lo había destrozado. Cuando Jesús me contó lo que había pasado, ni siquiera recordé que el asiento estuviera allí porque para mí, Paco no era el que me fabrica los mejores asientos que yo he llevado, Paco era mi amigo.

Ahora Jesús, su hijo, lleva el negocio y no me queda duda de que el seguirá la tónica de su padre ya que siempre ha estado con él. Conoce de primera mano cómo se trabajan todos los tipos de materiales y todo lo nuevo que va saliendo.

Cuanto más tiempo pasa, más me doy cuenta de lo vulnerables y débiles que somos. Nos creemos invulnerables, nada nos va a ocurrir, parece que cuando te cuentan los accidentes de uno u otro, no van contigo, crees que a ti no te va a pasar y cuando menos te lo esperas... ¡zasss!, te pasa a ti o alguien allegado a ti y te deja tocado.

Siento muchísimo la pérdida de mi amigo Paco, a primeros del pasado año, estando aquí en USA le llamé para hablar con él y me contó, como habían mejorado los materiales y me decía que me iba a dejar el asiento perfecto. Yo le decía, tranquilo Paco, hasta verano no voy a Madrid, ya me tendrás el asiento para entonces. Al final no fui en todo el verano a España y no creáis que no lo eché de menos, en Miami al ser un clima tropical, no paró de llover, y yo cuanto más llovía, más pensaba en el pantano con mis amigos de toda la vida montando en la moto de agua y entrenando hasta el ocaso de la noche...

Hoy sé que Paco nunca más me verá entrenar, pero sí lo hará su hijo, y Jesús tendrá mi asiento listo y yo, tendré algo de ellos para siempre. Mi otra moto, aquella súper Yamaha que tengo en casa de mis amigos de Península ¡cuántas carreras, cuantas vivencias, cuanta vida! Esa Yamaha tiene un asiento especial hecho por Paco y jamás la venderé, la guardaré y, si Chus la pone en marcha, seguro que navegaré con ella.

Paco, espero que allá donde estés, te sientas querido por todos los que, desde la tierra, nos sentimos unos absolutos privilegiados por haber tenido el honor de conocerte... ¡Nos tocaste la fibra del corazón! Los tuyos, tus familiares y sobre todo tus hijos saben bien lo que quiero decir.

Un abrazo amigo, un abrazo hasta hacerte daño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Redes Sociales quadandjet

Precios de coches nuevos

precios coches nuevos

Precios de coches nuevos

Antes de de comprar un coche, consulta los precios de coches nuevos, ofertas y descuentos. Precios de cada marca: Seat, Citroën, Ford, Renault, Volkswagen, BMW.

Consulta los mejores descuentos

 

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Quad&jet.com es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de quad&jet.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Fórmulamoto Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal