MX Motor Bigger 400: Argumentos suficientes

Está claro, MX Motor está empujando fuerte y apostando por aumentar la gama de modelos, tanto en el segmento de los UTV´s como los más populares ATV´s.

23.11.2011 | 09:15
MX Motor Bigger 400: Argumentos suficientes
MX Motor Bigger 400: Argumentos suficientes

Entre el Bigger 300 y el 500 aparece este nuevo 400 cc, mejor dicho 387 cc que es la cilindrada que cubica su monocilíndrico alimentado por carburador.

Mañana soleada la que nos espera, quizá la temperatura suba hasta casi 37°C y la decoración camuflaje de nuestro protagonista es ideal para eso, ocultarnos entre la vegetación si fuese necesario.

Acaba de salir del horno, como aquel que dice, porque ayer por la tarde lo han terminado de montar para que lo probemos nosotros. Por eso, no ha dado prácticamente tiempo a rodarlo y los escasos 5 km que indica el totalizador bien se habrán hecho en la fábrica asiática, a miles de kilómetros de donde estamos.

Propulsado por el mismo bloque motor que ya probamos hace unos meses en el Monster UTV 400 -el escalón de entrada de la gama de vehículos de trabajo-, este Bigger 400 viene con argumentos suficientes para plantar cara a los modelos más laborales o de paseo del mercado. Por precio, equipamiento y calidad de terminación ofrece todo lo necesario para un uso doméstico.

NOS RECUERDA A...

Estéticamente tienen reminiscencias de un modelo muy conocido por todos los aficionados del mundo del quad, el Yamaha Kodiak 450 (ahora, Grizzly 450). En este caso, su frontal presidido por una gran parrilla y ópticas circulares se completan con un cabrestante de serie. Si nos agachamos, vemos que el esquema de suspensiones delantero con doble trapecio está muy bien rematado. El superior es el que soporta al amortiguador -regulable, por cierto, en precarga de muelle- y el inferior dispone de una protección de plástico y queda oculto casi por completo.

Detrás, más de lo mismo. Un esquema independiente con dobles trapecios -en esta ocasión es el inferior el que soporta al amortiguador- y una barra estabilizadora, clave en el comportamiento de los ATV más modernos.

En este apartado ciclo también se observa cómo la configuración de dos plazas reales se ha tenido en cuenta a la hora de su diseño. En la vista lateral se puede apreciar cómo la línea vertical imaginaria del pasajero queda por delante del eje trasero, cosa que antes era difícil de ver en un ATV de dos plazas, por mucho que las marcas nos quisieran vender. Esto sin duda redunda en pro de la seguridad y del comportamiento dinámico a plena carga de ocupantes y bultos; estos últimos acoplables en los grandes soportes de acero delantero y trasero.


 


A SUS PUESTOS

La postura de conducción es bastante cómoda. Tanto el mullido del asiento, como los plásticos y el reposapiés ofrecen un tacto y calidad similares a la del conjunto en general. Destacan los paramanos -también de serie- y el completísimo cuadro de instrumentación totalmente digital. En la piña izquierda, todos los botones de puesta en marcha, corte de encendido, luces, intermitentes, luces de emergencia, bocina y el del cabrestante. En la derecha, tan sólo el gatillo del acelerador y el mando selector de tracciones y bloqueo del diferencial delantero.


Por su parte, el selector de marchas queda en lado izquierdo en una posición que no termina de ser cómoda. También dispone de toma de corriente de 12 V y un pequeño huevo donde guardar las herramientas en la aleta delantera
derecha.


ADELANTE MIS VALIENTES

Justo cuando el sol está en su pleno apogeo, arranco la mecánica. Giro la llave de contacto hacia la derecha, punto muerto, freno de pie apretado y, después, botón de marcha. El monocilíndrico cobra vida con facilidad pero en caso de ser necesario cuenta con un tirador de arranque manual. Las vibraciones, en la línea de este tipo de motores, sin ser la panacea de la suavidad, han mejorado con el paso del tiempo. Sobre todo porque se ha trabajado en los anclajes del chasis con el fin de evitar transmitir los traqueteos de manera muy directa al resto del conjunto.

Desde el primer momento me doy cuenta de que para mover la dirección hay que hacer algo más de esfuerzo del esperado, cosa que se incrementa al conectar el grupo delantero que, por cierto, tarda en desengranar el bloqueo de diferencial unos cuantos segundos.

La capacidad de tracción es muy buena. Pasar escalones o piedras descomunales es tarea sencilla, también gracias a su correcta altura libre al suelo.


Aquí también es destacable la buena absorción de las suspensiones que, si bien no están a pleno rendimiento por la falta de kilómetros -al igual que la mecánica-, sí dan una buena muestra de lo que el conjunto puede llegar a ofrecer. El comportamiento es muy noble en toda circunstancia y la estabilidad está a prueba de bombas (¿será por eso lo de su decoración de camuflaje?). Buena parte de culpa la tiene también la barra estabilizadora trasera que mantiene ambas ruedas al unísono en todo momento. Tanto en terreno rugoso, como con muchos obstáculos y en llano, su aplomo es palpable. Se echa en falta algo más de potencia, aunque el motor es voluntarioso y puede llegar a rodar cerca de las 7.000 rpm y unos 70 km/h de marcador en configuración CE, es decir, limitado a 20,4 CV por la homologación de cuadriciclo. Si no estuviera -capado- llegaría a los 27 CV, una cifra que se nos antoja necesaria para una utilización más dinámica. Aún así, los kilómetros van pasando y muestra algo más de vigor respecto al principio.

Por último, los frenos. Olvídate de la maneta izquierda, esta únicamente sirve como freno de estacionamiento y hay que centrarse sobre la derecha -frena ambos ejes a la vez- o sobre el pedal situado justo en el pie derecho y que actúa únicamente sobre el eje trasero. Son dosificables y acorde al peso y prestaciones del conjunto.

EL SOL CASI NOS DERRITE

Con el motor en marcha, el ventilador trabaja sin cesar intentando evacuar el máximo calor posible. Dejando a un lado este -insignificante- detalle y esa dirección que podría ser un poco más suave, el Bigger 400 ha pasado con buena nota la prueba. Su precio es muy ajustado, su equipamiento está a la altura y destaca por su noble comportamiento. Es robusto, la calidad de sus materiales es buena y, encima, tiene bola de remolque. ¿Se puede pedir algo más?

FICHA TÉCNICA

Motor  /  4T. 1 cil.

Refrigeración  /   Líquida

Cilindrada   /   387 cc

Diámetro x carrera    /   83 x 71.6 mm

Arranque    /   Eléctrico y tirador manual

Potencia máxima   /   27 CV a 7.500 rpm

Par máximo    /  30 Nm a 6.500 rpm

Transmisión Tracción 4x2 / 4x4 (Cardan)

Caja de Cambios    /   Automática CVT, MA y reductora

Bloqueo diferencial    /  Delantero al 100%

Suspensión    /  Trapecios superpuestos

Frenos   /   2 discos / 1 disco

Neumáticos del/tras    25x8-12 / 25x10-12

Largo / ancho / alto    2.250 / 1.280 / 1.225 mm

Distancia entre ejes   /   1.365 mm

Altura al suelo   /    260 mm

Depósito de combustible   /   17 L

Peso en vacío 329 kg

Equipamiento  /   Cabrestante eléctrico, llantas de aluminio ( la unidad de pruebas no las llevaba) y bola de remolque

Tipo de homologación    /  Cuadriciclo

Disponibilidad   /   Inmediata

Precio   /    5.175 t

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Quad&jet.com es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de quad&jet.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Fórmulamoto Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal