Mi padre

Es frecuente no valorar lo que tenemos, hasta que nos falta. Por lo menos, ese es mi caso. Nunca me he parado a pensar hasta ahora en la suerte que tuve de haber nacido en la familia en que nací y sobre todos de quienes fueron mis padres.

08.03.2011 | 09:27

Ahora y cuando me faltan los dos, me considero un privilegiado y, aunque no comulgara con ellos cuando era joven -cosa muy frecuente entre los adolescentes- debido sobre todo a que no me dejaban competir en moto y siempre tuve que ir a las carreras como podía y escondiéndome para que no se enteraran. Con los años, me di cuenta que sólo había una explicación: ¡Miedo!, miedo a que me pasara algo grave como al fi nal me pasó.

Comentaros que los trofeos ganados en las carreras de Motocross los tenía que esconder para que no se enterasen de mis carreras, y la verdad es que tenía bastantes ya que era bueno compitiendo y la licencia con la que empecé en la categoría de juveniles era de la mi hermano Juan... ¡Dios, qué locura!

Pasados los años y cuando gané el primer campeonato de España de Motos de Agua, cogí el teléfono y llamé a mi familia. Fue mi padre el que contestó a mi llamada y, loco de felicidad, le dije que había ganado el Campeonato de España de motos de agua y que se lo dedicaba a ellos. Mi padre, perplejo al no saber que había vuelto a competir después de quedarme en la silla de ruedas, me preguntó cuántos inválidos había. Yo le respondí que ninguno, ya que nunca en las carreras me he sentido así y jamás me lo han hecho sentir mis amigos y competidores (¡Gracias a todos

vosotros!) Nunca me he considerado mejor ni peor, únicamente me siento el mismo de antes, sólo que sentado.

Mi madre falleció hace pocos años, mientras que mi padre hace sólo unos días y, sé que allá donde estén nos protegerán aún más si pueden, a todos mis hermanos y en especial a mí. Después de aquella llamada, recibí una carta que hoy quiero que forme parte de la -Última- como homenaje a mi padre, para que conozcáis el talante de mis progenitores, y en especial el de mi padre, ya que las líneas son suyas.

Hola hijo,

Parece mentira que cuando alguien quiere expresar sus más hondos sentimientos hacia algo, por algo o por alguien se tropieza con el bloqueo de la mente incapaz de darles luz.  Llevo más de medio siglo agarrado al carro de la vida y nunca me he sentido tan empequeñecido ante actos como los tuyos.

Llevo toda la tarde y más estas últimas horas recordándolos. Tus horas antes de nacer. Paso a paso las estoy viviendo.!Cuántas ilusiones! ¡Cuánta vida había en mí! Nada de nostalgia. Todo futuro. ¡Qué hermoso era ser joven! Qué bonito dar un beso a tu madre cuando recién nacido te tenía en sus brazos y decirle,- Gracias, gracias, gracias este será un buen hombre extraordinario e infinitamente humano. Estoy sintiendo todo su calor que casi quema-.

La fuerza, la hidalguía, el señorío, el poder del luchador, la humildad del hijo bien nacido. Los años lo ratifican, cuánto de ti cogí. Eres un sueño de hombre, sueño de cualquier padre, incluso con desdén hacia formas exteriores. Cuando Unamuno escribió su novela -Nada menos que todo un hombre-, está claro que intuyó la existencia de criaturas de tu talla. Yo la leí siendo un chiquillo y tú a menudo me la haces recordar.

No hablo ya de tu generosidad de sentimientos hacia los tuyos y ni tan siquiera de demostración de devoción que nos traspasas a Mamá y a mí continuamente, voy mas lejos...Decía Hemingway que el hombre no está hecho para la derrota, que es en la mente o en el pensamiento donde se libran las batallas del éxito o del fracaso.

No cabe duda de que es cierto, pero sólo entiendo que ello cabe en personas como tú, que están dotadas de ese prodigio de fuerza interior, ese prodigio de fuerza, repito, que estando en tu situación

has sabido asumir la responsabilidad de tu vida de una manera tan consciente e inteligente.

Tu frase:- soy el mismo sólo que sentado- es clara y determinante, como claro es que eres tú el dueño y señor de tu destino, que estás por encima y eres más grande de cuanto te ha sucedido y pueda sucederte porque dentro de ti están las potencias de los grandes hombres.

Mis padres deben o debieron hacer algo muy grande en la vida para yo engendrara a alguien

como tú.

Gracias por haber nacido.

Gracias por ser tú.

Gracias por ser mi hijo.

Gracias por dejarme ser tu padre.

Este era mi padre, uno de los seres humanos más extraordinarios, sabios y buenos que jamás he conocido.

Descanse en paz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Redes Sociales quadandjet

Precios de coches nuevos

precios coches nuevos

Precios de coches nuevos

Antes de de comprar un coche, consulta los precios de coches nuevos, ofertas y descuentos. Precios de cada marca: Seat, Citroën, Ford, Renault, Volkswagen, BMW.

Consulta los mejores descuentos

 

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Quad&jet.com es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de quad&jet.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Fórmulamoto Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal