Competición

I carrera de buggys en Diebres

Ilusión y ganas, y si además le sumas la colaboración de un Ayuntamiento, el cóctel está servido para disfrutar de un día lleno de aventura y carreras como el que se disputó en Diebres el pasado mes de septiembre.

10.11.2011 | 10:28

El pasado día 25 de Septiembre, en una pequeña localidad de la provincia de Guadalajara, llamada Driebes, se celebró, coincidiendo con sus fiestas patronales, la primera  carrera de buggies de Driebes. Fue una gran jornada, donde  lo principal fue pasarlo bien, no sin emplearse a fondo para ganar algún trofeo.


La idea surge de unos aficionados que, con la ayuda del concejal de deportes, el apoyo del Ayuntamiento de Driebes, y mucha ilusión, terminaron dando forma una carrera que ayudó a congregar a un nutrido grupo de propietarios de estos simpáticos vehículos.


El nombre de -buggy- proviene del inglés -bug-, que traducido quiere decir bicho, y no es sino la denominación que daban los americanos a esos -coches raros- que ellos mismos se fabricaban para circular por las dunas. Aquellos locos cacharros encontraron un reflejo comercial, y ahora todos podemos disfrutar de estos divertidos vehículos.


En Driebes se dieron cita más de 20 participantes, y se pudieron ver una gran variedad de buggies, lo que da una idea de la aceptación que estos coches tienen. Polaris Rzr S 800, XP900, PGO 500 y 250, BRP Commander 1000, Bugasac 500, incluso el nuevo Bugasac Z6, Dunax 400, Joyner Lince, Azel 1100, Jocsport 600, Kinroad 1100, e incluso un legendario Honda FL400R Pilot, fueron algunos de los modelos -bichos- que se pudieron ver.


Era una prueba abierta, que constaba de una carrera contra el crono, y una trialera. En la carrera se harían dos categorías, hasta 650 cc, y desde 650 cc en adelante, un acierto de la organización, que no mezclaba los vehículos de  menos cilindrada con los todopoderosos UTVs de más de 800 cc e increíbles prestaciones. En la trialera todos participarían juntos.


La prueba iba a transcurrir por un circuito muy bien señalizado, que combinaba una zona más rápida, de camino, con una zona más TT, cruzando por terrenos autorizados por el Ayuntamiento. Y la trialera era una zona que se había confeccionado con la ayuda de maquinaria especial, una serie de grandes agujeros, seguidos de elevados montículos que impedían circular con fluidez, donde el público pudiera disfrutar viendo cómo estos vehículos pasaban.


El Ayuntamiento de Driebes facilitó los terrenos, y contrató una ambulancia que estuvo presente durante toda la prueba. Además después invitó a comer a todos los piltos.  Bien por ellos.


Con el coctel servido los participantes comenzaron a llegar a las 9:00, hora en que se abrió la inscripción. Era de destacar la gran camaradería entre ellos, en definitiva es su afición lo que les une. Al final fueron 22 los inscritos, y el parque cerrado presentaba un aspecto realmente bonito, máquinas de todo tipo, originales y modificados por sus dueños (había auténticas obras de ingeniería). Incluso un espectacular NINJA 1100 que había ganado la Panáfrica en su categoría.


Rápidamente, con la ayuda de las acompañantes de algunos participantes, y de la organización, se realizó el reparto de dorsales y el sorteo del orden de salida. En primer lugar saldrían los buggies de categoría inferior a 650 cc, luego los de categoría por encima de 650 cc, y después la trialera. Los buggies estaban listos y sus pilotos se -invitaban- a correr unos a otros, una gran ambiente, y muchos nervios.


En primer lugar se dio una vuelta de reconocimiento, todos juntos, en la que se explicaron las distintas señalizaciones del circuito, y las zonas más complicadas. En un pequeño breafing se explicó la operativa y se pidió prudencia, era una carrera, pero era una  fiesta, y como tal debía terminar. También se repartió una hoja de normas de comportamiento, y debemos decir que se cumplió escrupulosamente por los participantes, facilitando mucho la labor de la organización.


Los resultados de la prueba reflejaron una gran competición, con anécdotas divertidas como la del participante que tras la salida, y a 50 mts, se dio la vuelta y comenzó a rodar en sentido contrario. También se han aprendido cosas para ediciones venideras.


La prueba finalizó sin incidentes, y todos los participantes y público disfrutaron de una gran jornada de carreras. Al final de la prueba todos los pilotos se brindaron a dar una vuelta en sus buggies a los niños de Driebes que así lo quisieran,  y como ere de esperar los adultos también se apuntaron, incluso algunos pudieron probar los buggies, un bonito detalle que ayudará a hacer afición.


Confiamos en que esta fiesta del motor pueda incitar a realizar otras pruebas en distintas localidades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Redes Sociales quadandjet

Precios de coches nuevos

precios coches nuevos

Precios de coches nuevos

Antes de de comprar un coche, consulta los precios de coches nuevos, ofertas y descuentos. Precios de cada marca: Seat, Citroën, Ford, Renault, Volkswagen, BMW.

Consulta los mejores descuentos

 

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LOCALIZACIÓN  
Quad&jet.com es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de quad&jet.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Otros medios del grupo: Luike | Autofácil | Fórmulamoto Datos Editorial | Política de Privacidad | Aviso legal